martes, 27 de marzo de 2012

Cuando no sabés a dónde vas, cualquier camino puede servir. Dan miedo los cruces del camino. Da miedo partir. Da miedo volver. Las preguntas, las respuestas dan miedo. Todo da miedo, no tenes que dejar que el pánico te domine, si no sabés hacia donde vas, lo mejor es dejarte llevar, como si el viento te llevara.